jueves, 2 de julio de 2009

Extraña convivencia

En la sección Exterior del diario La Nación de hoy conviven dos notas sumamente opuestas. Mientras que en la primera (del enviado del diario a Honduras, titulada Fuerte desafío de Micheletti a la OEA) se da cuenta de los diversos derechos civiles que se han suspendido en ese país, en la segunda se comenta una editorial del Wall Street Journal de anteayer, donde se califica al golpe de Estado de "extrañamente democrático". Hablando de lo mismo, se debaten dos puntos de vista contrarios:

1) Confiado en que la presión internacional cederá a medida que pase el tiempo, el gobierno de Micheletti restringió ayer aún más las libertades en el país y reforzó el estado de excepción. El presidente interino envió un decreto al Congreso por el que se suprimen cuatro artículos constitucionales que velan por las garantías individuales de los hondureños: la inviolabilidad de la libertad personal, los derechos a la asistencia jurídica al ser detenido, y de asociación, circulación y reunión.

2) "Para lo que suelen ser los golpes militares, el del pasado fin de semana en Honduras fue extrañamente democrático", afirmó el artículo, que añadió que "el ejército no depuso al presidente Manuel Zelaya por sí solo, sino siguiendo una orden de la Corte Suprema [de Honduras]".

De acuerdo a como se lo mire, el golpe es una u otra cosa. Para el americano que piensa en la libertad internacional y en el avance del socialismo, se puede entender claramente lo que representa. Pero a mí, eso de una "democrática" falta de derechos civiles básicos, mucho no convence. Última curiosidad: para no perder el orgullo nacional, y saber que donde hay una noticia, está la Argentina, si uno va a leer directamente el artículo del WSJ se encuentra con este parrafito:

"Mr. Chávez has also exported this brand of one-man-one-vote-once democracy throughout the region. He's succeeded to varying degrees in Ecuador, Bolivia, Argentina and Nicaragua, where his allies have stretched the law and tried to dominate the media and the courts. Mexico escaped in 2006 when Felipe Calderón linked his leftwing opponent to chavismo and barely won the presidency".

Lo decía Borges, y estos muchachitos parecieran compartir: "La democracia es un lamentable abuso de la estadística".