martes, 26 de mayo de 2009

El día de los mil ladrillos

Hoy a las 18 se anuncian, finalmente y luego de varias vueltas, los créditos hipotecarios financiados por la ANSES. Dado que el anuncio, en sí, será simplemente para confirmar gran parte de los detalles que ya se vinieron comentando en los últimos meses (a 20 años, con tope de 300 mil pesos, tasa fija en pesos, etc...) bastará ver la reacción del público -ávido o no de viviendas- para entender las dimensiones del plan.

En este contexto es bueno recordar el Plan Inquilinos: corría el 16 de agosto del 2006 cuando La Nación titulaba "Lanzan el plan para facilitar el acceso a la vivienda propia". Recordemos: la idea del Gobierno en ese entonces era que, por el mismo monto que uno alquilaba, se podía pagar una cuota de un préstamo a largo plazo, obteniendo la vivienda a cambio (si yo alquilaba por 1000$, entonces me daban hasta 200 mil pesos de crédito, y yo seguía pagando los 1000$ pero como cuota del crédito). Facilidades más, facilidades menos, un buen fundamento para la cuestión era el decir popular que afirma que "pagar un alquiler es tirar la plata a la basura".

Guste o no, me da la sensación de que el plan aquél no fue un éxito. Sin dudas debe haber gente que con el plan compró su casa en tiempo y forma, pero más importante: sobran los casos en que después de un tiempo de estar en el plan la tasa de interés se fue por las nubes, y más aún, abundan aquellos casos en los que las condiciones para entrar fueron tan estrictas, que hicieron imposible el ingreso.

¿Qué esperar para mañana?
Pensemos como inversores de la bolsa por un rato: el plan del gobierno va a tener éxito, al menos en su etapa inicial, ergo, compro acciones del Banco Hipotecario, el ente que va a llevar adelante el plan y va a administrar los fondos (éste pensamiento también podría encuadrarse bajo la lógica de "creo que el resto de las personas van a ver con buenos ojos el plan del gobierno, entonces compro lo que los otros van a querer comprar, o sea, Banco Hipotecario"). Sea cual sea el modo de conducirse de estas personitas, de tenerle poca fe al proyecto (al proyecto visto tanto en su etapa de lanzamiento, como en su etapa de funcionamiento) hubiesen vendido esas acciones. Es evidente que, de ser la ANSES una voraz compradora de acciones, el argumento pierde parte de su validez. No obstante, vamos a la serie de las cotizaciones de la acción del Hipotecario en el Merval:



Es simple: entre el 4 de Mayo y el 19 de ése mes, el BHIP (por sus siglas en la bolsa) creció de un valor menor a los 50 centavos la acción a uno mayor al peso... sí, más del 100%. Más allá de haber sido una excelente oportunidad para hacerse rico, también fue una "señal" del mercado para con la iniciativa (la tapa del diario Página 12 es del 14 de Mayo).

Hoy, a menos de un rato del anuncio, la acción cae casi un 3%. Reacciones frente al anuncio, mañana a partir de las 11. En este momento, a minutos del cierre, comprar o no comprar, esa es la cuestión. Para saber qué éxito tuvo el proyecto en términos de viviendas, habrá que esperar unos meses.